¿Cual es tu perfil bionutricional?

¿Cual es tu perfil bionutricional?

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, en esta época que nos ha tocado vivir, son muchas las sintomatologías que nos afectan de forma crónica y no se tratan porque en las pruebas médicas no se le atribuyen carácter de enfermedad, tales como malas digestiones, estreñimiento, diarreas, insomnio, cansancio crónico, acné, picores, posibles alergias, catarros, gripes frecuentes,…, y muchas más. En cambio, sí pueden provocar una menor calidad de nuestra vida y con distinta probabilidad la antesala a medio o largo plazo de enfermedades que pueden ser graves.

Fruto de años de investigación en la nutrición celular, hoy es posible a través de un cuestionario sencillo pero completo y detallado, identificar las necesidades específicas en micronutrientes (ácidos grasos, oligoelementos, antioxidantes, vitaminas, etc.) de cada persona. Los resultados, presentados bajo forma de histogramas, permiten visualizar los desequilibrios relacionados al entorno así como a los hábitos alimentarios en 7 terrenos biológicos.

El terreno Acido desmineralizado es el más frecuente. Se genera con alimentos acidificantes – las proteínas animales (carne roja, huevos, lácteos, embutidos…) y los cereales refinados (pan, bollería…). Esta acidificación del organismo produce la aparición de enfermedades degenerativas y/o de sobrepeso. Por otra parte, el aumento del stress diario, implica un aumento del consumo de medicamentos contra la depresión, cuyas consecuencias hacen que predomine el terreno Neuro-distónico. Estos datos confirman la relación entre nuestra alimentación, nuestro modo de vida y el desarrollo de patologías de «civilización».

Puedes conocer tu perfil bionutricional en 30 minutos y la solución natural a tus sintomatologías.

Para más información estamos a tu disposición. Contacta con nosotros.

Antioxidantes para perder peso

ANTIOXIDANTES.

Una vez más, probablemente iniciamos el nuevo año con unos “kilos de más” tras las fiestas navideñas. Las circunstancias ya las conocemos: desorden de horarios, alcohol, comidas copiosas y habitualmente ricas en grasas y azúcares. En las próximas semanas, miles de mensajes nos comunicarán la conveniencia de hacer una dieta, eso sí, siempre “fabulosa” y “sin efecto rebote”, que son dos conceptos bien aprendidos para conectar con nosotros.

Tenemos que tener en cuenta que el sobrepeso, además de afectar a nuestra estética comporta siempre riesgos para la salud. Entonces,…,¿por qué no quitarnos esos “kilos de más” poniendo en práctica directamente los hábitos alimenticios que consideramos ideales para evitar esos riesgos?

Cuidar los niveles de oxidación es una buena fórmula para mantener la línea y al mismo tiempo no caer en la superproducción de moléculas  particularmente nefastas para las células, llamadas radicales libres. Los radicales libres están directamente implicados en casi todos los fenómenos  degenerativos de las células (aumento de la oxidación celular, disminución de la respiración celular), y son los principales responsables del envejecimiento celular; por lo tanto, lo ideal es captarlos y neutralizarlos en cuanto aparecen. Los síntomas de una superproducción de radicales libres o de una insuficiencia en su neutralización se manifiestan al nivel de la piel (desarrollo acelerado de arrugas y ojeras) pero esta debilidad celular tiene también repercusiones internas, produciendo trastornos degenerativos, cardio-vasculares, reumatológicos…

Es recomendable por tanto, priorizar los alimentos ricos en antioxidantes como frutas y verduras, compuestos azufrados como ,ajo, cebolla, algas, crucíferas (col, coliflor, brécol, rúcula, berro, rábano…), en Zn, Cu, Mn, Se y/o antioxidantes protectores como el pescado (sardinas, caballa, anchoas…), mariscos, germen de trigo, semillas germinadas, col, coliflor y en probióticos para mejorar la flora intestinal como el miso, el yogur de cabra o de oveja, verduras lacto-fermentadas o zumo.

También debemos incorporar materias grasas ricas en AGPI omega 3 y 6, alternar o mezclar el consumo de aceites vírgenes de primera presión en frío ricos en ácidos grasos omega 3 (aceite de lino, nuez, soja y cañamo…) o en ácidos grasos omega 6 y vitamina E protectora antioxidante (germen de trigo, girasol, semillas de uva, cártamo…). Los pescados grasos : salmón, sardina, arenque, pez espada, caballa, salmonete y atún, ricos en omega 3 (EPA/DHA).

Por último, es importante eliminar de la dieta las grasas saturadas de origen animal dando paso al consumo de carne de ave y conejo.

Para más información estamos a tu disposición. Contacta con nosotros.