La Enfermedad del Tiroides

Un desequilibrio de la salud difícilmente detectable.

Según los últimos datos de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), “1 de cada 10 personas tiene problemas de tiroides pero casi la mitad no lo sabe”. Nos dice la Asociación Española de Cáncer de Tiroides (AECAT) que “La patología tiroidea se está convirtiendo en una importante carga sanitaria para los sistemas nacionales de salud, debido a su elevada prevalencia y necesidad de seguimiento a largo plazo”.

A esto se suma la dificultad de obtener un diagnóstico adecuado, ya que se advierte que la analítica del estado del tiroides (TSH) no es fiable y se debe atender en la misma proporción a las sintomatologías manifestadas por la persona. En este sentido, el Dr. Galofré de la Universidad de Navarra informa de que un 80,1% de las personas que acuden a la consulta del endocrino tienen disfunción tiroidea pero no se detecta y se pasa por alto, tratando al paciente no del tiroides sino de los síntomas que producen su desequilibrio, evitando aplicar un tratamiento eficaz.

Las causas generales que afectan hoy en día al buen funcionamiento del tiroides están relacionadas con el estilo de vida actual, tales como la insuficiencia nutricional (yodo, selenio, hierro, zinc, vitamina A, D, B2, B6, B12, Omega 3 y L-Tirosina), el estrés, la enfermedad hipofisaria o suprarrenal, hiperactividad inmune, desequilibrios intestinales, determinados grupos de medicinas y el exceso de toxicidad en el organismo.

Los síntomas que pueden advertir de un desequilibrio del tiroides son múltiples y difusos. Los más comunes la caída brusca del cabello, piel seca, fatiga crónica, somnolencia, depresión, alta intolerancia al calor, retención de líquidos, ojeras, pero también otros como temblores, hipotensión, taquicardias, sensación de ansiedad, hambre de dulces o salados, sensibilidad a los ruidos, intolerancia al frío, etc

Por la gran influencia de los procesos metabólicos sobre función tiroidea, una alimentación adecuada puede actuar previniendo o mejorando su desequilibrio, del mismo modo que tratamientos de micronutrición relacionados con el déficit de sustancias esenciales para el tiroides o toxicidad excesivas, pueden actuar eficazmente en la recuperación de las personas que inician estos procesos sintomatológicos.

Para más información, contacta con nosotros.

¿Cual es nuestro peso ideal?

Estar en el peso ideal es la consecuencia de un estilo de vida saludable, donde se encuentra el equilibrio entre ejercicio físico, alimentación adecuada y un buen estado emocional.

Cuando se altera el organismo, ya sea por alimentación desequilibrada, sedentarismo o ingerir excesivamente alimentos que nos perjudican especialmente los ultraprocesados, aparecen síntomas como grasa localizada.

Perder Peso Murcia

Saber escoger adecuadamente los alimentos a ingerir, el horario adecuado para ellos, incorporar rutinas deportivas que impulsen la secreción hormonal y de neurotransmisores, que mejoran todo el funcionamiento de nuestro organismo.

Es fundamental para que nuestro cuerpo recupere su estado original: sano y con la grasa corporal apropiada. Esta son algunas de las claves para el control del peso, más allá de dietas milagro.

En nuestra consulta de Asesoramiento en Vida Saludable podemos ayudarte a recuperar esos hábitos que te permitan estar agusto contigo mismo y con la energía necesaria para afrontar el día a día.

Pide cita en el Tfno. 868 077 151, en nuestras biotiendas en la ciudad de Murcia o en el email naturalex@naturalex.net

Compensamos 10 toneladas de CO2 Plantando un bosque con AEMA

El pasado 9 de noviembre participamos en la iniciativa “Planta un bosque” llevada a cabo por AEMA en la reserva natural fluvial del río Chícamo. Esta actividad consistía en la reforestación de una superficie total de 3000 metros cuadrados con Ulmus minor, Phoenix Ibérica y Olea Sylvestris entre otras especies.

Desde el nacimiento de Naturalex estableció una aportación de los resultados de cada año para contribuir con la mejora del mundo que le rodea, lo que denominamos Responsabilidad Social Corporativa. La sostenibilidad económica que nos proporciona nuestra actividad también debe contribuir a la sostenibilidad del mundo en que vivimos.

Esto es parte de nuestra filosfofía vital ya que nos gusta proporcionar a nuestros clientes productos naturales biológicos, que preservan su originalidad, que respetan el medio ambiente y colaboran con el comercio justo. La consecuencia es favorecer la salud y la preservación de hábitat es fundamental.

Gracias a esta acción se consiguieron compensar muchas toneladas de emisiones de dióxido de carbono. Esta repoblación forestal fue posible gracias a la colaboración de muchas empresas tales como Gesa Mediación, Sociedad General de Residuos, Grasas Martínez, AMYCA, Asociación de empresas de medio ambiente de la Región de Murcia, Estrella de Levante y Getrame

Nos gobiernan los neurotransmisores

ESTRÉS, DEPRESION, ANSIEDAD, MIEDOS,…

“A las nueve al notario, a las once un cliente, a las doce al taller y a la una un infarto”. Esta es la vida de hoy en la que los acontecimientos nos provocan una activación constante del estrés. Por supuesto, hemos de sumar los sucesos y las responsabilidades del ambiente familiar y las relaciones con los seres queridos. El resultado es que tenemos permanentemente activado un mecanismo creado para luchar o huir ante un momento en el que podemos temer por nuestra vida. El estrés, por tanto, debe ser un recurso temporal cuando la realidad es que gran parte de la población convive con él, haciendo un uso inadecuado del genoma humano.

La activación del estrés tiene como consecuencia el consumo de sustancias que, si no llegan a reponerse adecuadamente, por un exceso del consumo o un déficit de los alimentos que lo proporcionan, puede generar desequilibrios y consecuencias negativas para la salud. Así, un déficit de potasio favorece comportamientos irracionales; de zinc provoca el aumento del cobre que tiene una acción irritante del cerebro. El calcio, potasio, magnesio o sodio, colaboran en la estimulación o inhibición de los sistemas simpático y parasimpático. Pero son los neurotransmisores los más determinantes para mantener nuestra salud mental y emocional. Un exceso de dopamina favorece el espectro esquizofrénico, en cambio su déficit genera ansiedad. Si además se suma un déficit de serotonina podríamos estar ante una depresión. Oxitocina, dopamina y serotonina equilibran las relaciones de amor. En momentos de “pelear” o “huir” son los niveles de adrenalina y noradrenalina los que mandan.

En este ámbito, para evaluar con más precisión las soluciones nutricionales a estos desequilibrios, se muestra muy eficaz el uso de acidoaminogramas. Mediante un análisis de sangre podemos conocer los niveles de las sustancias que participan respaldando los procesos del sistema nervioso y el cerebro.

Para más información, contacta con nosotros.

¿Algunos alimentos provocan jaqueca?

Los dolores de cabeza, atendiendo a la búsqueda de su origen, no se deben considerar una enfermedad en sí misma, sino una sintomatología de un desequilibrio de la salud que se debe poder constatar en nuestro organismo. Jaquecas, migrañas o cefaleas tensionales, suelen ser afecciones a las que no se les busca un origen salvo que se evidencie su causa por situaciones como la hipertensión, una tumoración o la ingesta crónica de medicación.

La complejidad de tratar los dolores de cabeza se debe a sus múltiples factores desencadenantes, por lo que se hace totalmente necesario tratar a la persona y no atender a protocolos si se pretende resolver el origen.

Hereditarias o no, más afectadas las mujeres que los hombres, es claro que a un dolor de cabeza como las migrañas le precede una actividad cerebral anormal, que se inicia por estrés, determinados alimentos, sustancias medioambientales y otros muchos factores como la influencia de los estrógenos o la alteración del metabolismo de las prostaglandinas y leucotrienos, posiblemente con un inicio en las vías nerviosas y circulatorias, afectando a tejidos circundantes del cerebro.

Alimentos que provocan jaquecas

En la mayoría de los casos, la corrección de los hábitos alimenticios puede colaborar de manera muy importante a reducir o eliminar las causas. Se identifican como posibles desencadenantes los alimentos que contengan glutamato monosódico o tiramina, como el vino tinto, algunas legumbres, el queso curado, el pescado ahumado, los hígados de pollo o los higos.

También las carnes que contengan nitratos como las sachichas Frankfurt, el salami o el tocino. Son numerosos los estudios que desvelan que el 90% de personas que eliminaron o redujeron el gluten en su dieta obtuvieron un alivio total o parcial de dolores de cabeza.

Un revisión adecuada de las sintomatologías y hábitos de la persona, asociada a unas indicaciones de nuevos hábitos con un tratamiento de micronutrición, puede proporcionar muy buenos resultados en la remisión de todo tipo de cefaleas.

Para más información, contacta con nosotros.

La flora intestinal es nuestra “ama de llaves”

LA FLORA INTESTINAL ES NUESTRA “AMA DE LLAVES”

Somos unos 100 billones de células, tan sólo 20.000 genes y en cambio 10.000 billones de bacterias (microbiota) con múltiples funciones, la mayoría ubicadas en el intestino, donde también se encuentra la mayor parte de nuestro Sistema Inmune. Una alteración o desequilibrio de la flora intestinal (disbiosis) asociado a una elevada permeabilidad intestinal, puede comprometer de forma importante nuestra salud.

Debido a una inadecuada alimentación, el estrés, el abuso de medicamentos, exceso de metales pesados, de cafeína, alcohol o tabaco, cepas de bacterias “malas”, carnívoras y oportunistas pueden atacar a nuestras células del colon, produciendo una gran irritación y generando un proceso inflamatorio local. Los hongos (cándidas), aficionados a los dulces y los hidratos de carbono también pueden provocar disbiosis. En este desequilibrio, la delicada microbiota que colabora tanto con nuestras funciones vitales y con nuestra salud, puede transformarse en biomasa invasora y agresiva, promoviendo el desarrollo de pólipos, cáncer de colon y altos grados de toxemia, entre otros. Son síntomas de ello los excesivos aires, la hinchazón, las heces mal olientes y oscuras, y sus anormales consistencias.

Dime cómo comes y te diré que bacterias tienes

Nuestra forma de alimentarnos determina si hacemos procesos metabólicos bacterianos de putrefacción o fermentación. Dietas ricas en hidratos de carbono, orientan los procesos metabólicos de la flora intestinal hacia reacciones de fermentación dependientes de microorganismos sacarolíticos y permiten la proliferación de levaduras o candidiasis intestinal. En cambio, cuando la dieta es proteica, los procesos de disbiosis condicionan un aumento en la flora proteolítica y como consecuencia el metabolismo de putrefacción.

Se pueden reparar la microbiota y la flora intestinal para revertir desequilibrios en la salud, aunque para ello se deben establecer pautas y, en muchos casos, tratamientos de micronutrición específicos. Se puede evaluar también la presencia excesiva de levaduras y mohos que de igual modo forman parte de nuestro ecosistema.

Para más información, contacta con nosotros.