¿Cocinas o Contaminas? Materiales Seguros y Tóxicos para Cocinar

5 (100%) 5 votes

Sabemos la importancia de elegir buenas materias primas para que nuestro plato sea saludable, ponemos mucha atención en la selección de los mismos, las mejores verduras del mercado, el pescado salvaje o congelado, la procedencia ecológica … ¿pero y si todo este trabajo lo echáramos por tierra al utilizar nuestra olla de cocina?

Así es, muchos de los utensilios que utilizamos en nuestra cocina pueden interferir y contaminar nuestros alimentos. A continuación, aportamos más información sobre esta circunstancia para que puedas elegir tus utensilios de cocina en función de que sus materiales sean seguros para cocinar.

Materiales Seguros para Cocinar
Materiales Seguros para Cocinar

Materiales no seguros para cocinar

Teflón

Este producto antiadherente tiene un ácido que se “pega” a los alimentos, llegando a introducirse en nuestro riego sanguíneo y teniendo capacidad de poder perjudicar órganos de nuestro cuerpo como son el hígado, los riñones, el cerebro y contribuir a generarnos problemas de tiroides, fertilidad o cáncer.

Aluminio

El cuerpo humano no es capaz de desechar todo el aluminio al que estamos expuestos en nuestra vida cotidiana, éste se acumula en el cerebro y está demostrado que pacientes con Alzehimer, por ejemplo, poseen altos índices de aluminio. Además a altas temperaturas y si se mezcla con ácidos (tomate, limón…) estas sustancias se desprenden en mayor número, por lo que este tipo de utensilios son totalmente desaconsejables.

¿Entonces que hacemos con el papel de aluminio? PROHIBIDO PARA COCINAR.

Es muy frecuente que veamos patatas envueltas en papel de Aluminio, pues esto es altamente contaminante. Si sometemos el papel de Aluminio a altas temperaturas, como suele ser las del horno. Lo que recuerda también a esas cápsulas tan de moda para preparar café.

Sin embargo, el uso del mismo para conservar alimentos en frio, no es perjudicial siempre que sea por pocos días y la parte pulida “de brillo” sea la que está en contacto con el alimento.

Cobre

Aunque en ciertas dosis es beneficioso, un exceso puede provocar un “colapso” en el cerebro, siendo otro material que se acumula y colabora con enfermedades como el Alzehimer.

Tal y como demuestra en su estudio Rashid Deane, profesor de Investigación en el Departamento de Neuromedicina Traslacional del Centro Médico de la Universidad de Rochester (Estados Unidos), “con el tiempo, el efecto acumulativo de cobre irá en perjuicio de los sistemas por los que el beta-amiloide se retira del cerebro”.

Plástico

Muchos de los utensilios, bolsas, tappers, botellas, envases de alimentos, están recubiertos de este material, los más peligrosos son los PET o PETE y Bisfenol A, sobre todo si se van a calentar, reutilizar o manipular.

Prácticamente todas las botellas de plástico de agua y refrescos son de tipo PET, además de generar muchos residuos, al calor desprende sustancias potencialmente tóxicas para el organismo.

Por suerte, tenemos grandes y buenos sustitutivos para utilizar en la cocina y que nuestros alimentos sean lo que queremos, ricos en nutrientes y saludables para nuestro organismo.

MATERIALES SEGUROS PARA COCINAR

Titanio

Son ollas y sartenes de acero inoxidable superior, es acero de grado quirúrgico con titanio, efectivamente es con el que se realizan las prótesis. Se convierte en uno de los mejores aliados en nuestra cocina para la manipulación de alimentos, es hipoalergénico, no poroso y no reacciona a los ácidos de la comida (limón, tomate…). ¡Además son antiadherentes!, es el gran aliado en la cocina.

Barro cocido

Material segurísimo, no obstante tenemos tener cuidado con el esmalte. Este utensilio además se puede impermeabilizar muy bien con aceite y metiéndolo al horno, donde los poros quedan sellados.

Hierro fundido (sin plomo)

Son una excelente opción para ollas y sartenes en cuanto a la calidad del material, incluso pueden enriquecer la comida con pequeñas aportaciones de hierro, no obstante puede que también nos saquen algo de musculo y es cierto que este material es muy pesado y tiene difícil manejo para su limpieza y precauciones de oxidación.

Madera

El cucharon, la paleta, la tabla para cortar…posiblemente en nuestra casa hemos visto estos utensilios de madera y es que es una gran opción puesto que no ralla las superficies, no es conductor del calor, son ligeros, fáciles de limpiar…Así como las vaporeras de bambú, todos ellos son muy aconsejables en la cocina.

Cerámica

El recubrimiento de este material hace una película inocua y antiadherente perfecta para cocinar, además su limpieza es muy fácil y tienen una buena durabilidad si se les da buen uso y cuidado.

Añadir, que el deterioro de los mismos también influye sobre su nivel toxicidad. Por lo que es importantísmo para nuestra salud que utilicemos materiales seguros para cocinar y que estén correctamente conservados.