Nos gobiernan los neurotransmisores

Rate this post

ESTRÉS, DEPRESION, ANSIEDAD, MIEDOS,…

“A las nueve al notario, a las once un cliente, a las doce al taller y a la una un infarto”. Esta es la vida de hoy en la que los acontecimientos nos provocan una activación constante del estrés. Por supuesto, hemos de sumar los sucesos y las responsabilidades del ambiente familiar y las relaciones con los seres queridos. El resultado es que tenemos permanentemente activado un mecanismo creado para luchar o huir ante un momento en el que podemos temer por nuestra vida. El estrés, por tanto, debe ser un recurso temporal cuando la realidad es que gran parte de la población convive con él, haciendo un uso inadecuado del genoma humano.

La activación del estrés tiene como consecuencia el consumo de sustancias que, si no llegan a reponerse adecuadamente, por un exceso del consumo o un déficit de los alimentos que lo proporcionan, puede generar desequilibrios y consecuencias negativas para la salud. Así, un déficit de potasio favorece comportamientos irracionales; de zinc provoca el aumento del cobre que tiene una acción irritante del cerebro. El calcio, potasio, magnesio o sodio, colaboran en la estimulación o inhibición de los sistemas simpático y parasimpático. Pero son los neurotransmisores los más determinantes para mantener nuestra salud mental y emocional. Un exceso de dopamina favorece el espectro esquizofrénico, en cambio su déficit genera ansiedad. Si además se suma un déficit de serotonina podríamos estar ante una depresión. Oxitocina, dopamina y serotonina equilibran las relaciones de amor. En momentos de “pelear” o “huir” son los niveles de adrenalina y noradrenalina los que mandan.

En este ámbito, para evaluar con más precisión las soluciones nutricionales a estos desequilibrios, se muestra muy eficaz el uso de acidoaminogramas. Mediante un análisis de sangre podemos conocer los niveles de las sustancias que participan respaldando los procesos del sistema nervioso y el cerebro.

Para más información, contacta con nosotros.