Somos la hora a la que comemos

La crononutrición indica la influencia que tienen los alimentos en la regulación del sueño y la vigilia

Somos lo que comemos. Pero, ¿también somos la hora a la que comemos? La cronobiología es la ciencia que estudia los ritmos biológicos y, dentro de ésta, la crononutrición indica la ciencia que tiene lo que comemos en la regulación de los ritmos biológicos de sueño y vigilia.

Diversas universidades españolas como la Universidad de Extremadura (UEX) y la Univer- sidad de Murcia (UMU) se han centrado en los últimos años en investigar y ampliar estas relaciones con estudios específicos.

Las personas que quieren perder o estar en su peso deben tener en cuenta que el reloj biológico interno pide unos tipos de alimentos para cada momento del día o realiza conversiones con los mismos alimentos según la hora del día.

Por la mañana y hasta el mediodía, por ejemplo, el triptófano de carnes (pavo, pollo), huevos, pescados (sobre todo azules), legumbres y frutas (como el plátano, la piña, el aguacate y la ciruela) generan serotonina, neurotransmisor para cazar o huir.

En cambio por la tarde y noche el triptófano de esos mismos alimentos se convierte en melatonina para inducir al sueño de mayor calidad y más reparador, además de que el organismo enlentece los procesos metabólicos y se prepara para el descanso nocturno.

Engordan más por la noche

¿Por qué se engorda más por la noche? Los alimentos no tienen más calorías según cuando los comas; las moléculas de grasa o hidratos de carbono tienen la misma estructura, pero la asimi- lación es diferente.

Cuando se acerca la noche hay cambios: mayor o menor tendencia a producir hormonas catabólicas o anabólicas, o predisposición de determinados órganos digestivos a secretar más o menos encimas para favorecer la digestión, tal y como recuerda la Sociedad Andaluza de Endocrinología, Diabetes y Nutrición.

Además, para perder peso de forma eficiente hay que asegurarse de estar perdiendo grasa y no masa muscular, ya que se perderá mucho peso al principio y después se estancará.

¿Cómo perder peso?

Desde el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona recuerdan que adelgazar sin hacer dieta de forma inteligente va unido a centrarse en saber qué pierdo y no cuánto pierdo.

La clave es seguir una alimentación que haga mantener el peso a lo largo del tiempo. Los horarios de las comidas, el trabajo, la idiosincrasia y el ritmo de vida de cada persona debe ser tenido muy en cuenta junto a su historial clínico.

No se puede sacar a la persona de su vida y meterlo a la fuerza en una dieta. Primero debe estudiarse su caso de manera personal para enseñarle cómo perder peso sin dieta, construyendo una forma de comer que respete sus ritmos. No se trata de una dieta, sino de hábitos saludables que se mantengan siempre.

¿Por qué se fracasa?

Cada vez la sociedad está más obesa y de peor humor. La Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad, en sus estudios anuales, arroja un 81% de fracasos en el intento de perder peso.

De estas personas, el 75% ha- bía hecho dieta previa. La ansiedad es uno de los factores que más repercute en este fracaso.

Una de las claves es ‘escuchar’ al organismo, ya que muchos procesos mentales están realmente asociados a la bioquímica. Así ocurre con la fuerza de voluntad de cada persona.

La serotonina es la hormonacerebral que influye directamente en la voluntad y, si existe un déficit o alimentos que no se toman en los momentos adecuados, costará mucho más trabajo lograr unos hábitos para sentirse pleno y sano a largo plazo.

Para más información, con- tacta con nosotros.

Alejandro Ordás (*) Colegiado FENACO no 3.512. Máster en nutrición ortomolecular y en alimentación sanitaria. Miembro de la Asociación Española de Fitoterapia y gerente de las biotiendas Naturalex.

 

Recommended Posts

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *